Casa Frida: Un faro de amor en México

Un símbolo de solidaridad y apoyo a la diversidad.
Un símbolo de solidaridad y apoyo a la diversidad.

Por: Abril Delgado

En medio de historias de valentía y superación, Casa Frida emerge como un faro de esperanza para migrantes LGTBIQ+ que huyen de la homofobia y la persecución en busca de un hogar seguro. 

Fundada en mayo de 2020, esta organización mexicana cuenta con sedes en la capital, Ciudad de México, y en la frontera con Guatemala, específicamente en Tapachula, ofreciendo refugio temporal y apoyo integral a quienes lo necesitan.

¿Cómo empezó?

La iniciativa lleva el nombre de una mujer trans de Oaxaca ya fallecida, honrando su memoria y el compromiso de la organización con la diversidad sexual y la defensa de los derechos humanos.

Dirigida por Lisbeth Suárez, el Programa de Protección Integral y Acompañamiento de Casa Frida ha impactado positivamente la vida de alrededor de 1.700 personas desde su creación.

Entre los testimonios destaca el de Juan, originario de Venezuela, y su pareja Daniel, quienes, después de tres meses en el refugio, lograron encontrar trabajo y vivienda en la Ciudad de México, con la mira puesta en cruzar la frontera norte hacia Estados Unidos.

Juan lleva una cadenita que le dio su madre el dúa que decidió irse de Venezuela

Leo, víctima de violencia por su orientación sexual en Honduras, encontró en Casa Frida un lugar de refugio para reconstruir su vida junto a su hija.

La organización también ha apoyado a Oliver, un joven bisexual de Ciudad de México, que escapó de la discriminación familiar y las terapias de conversión.

Leo y su pareja huyeron de Honduras tras ser violadas y hostigadas en su país

Itzanami, una mujer trans bisexual del Estado mexicano de Guanajuato, a quién un hombre que la violentaba la intento matar, aunque Itza lo denunció ella asegura que el hombre sigue en libertad y siguió acosándola. 

Historias como la de Itzanami muestran la dura realidad que enfrentan muchas personas de la comunidad LGTBIQ+, siendo víctimas de violencia y persecución en diversos países de América Latina y el Caribe.

En Amrérica Latino y el Caribe son las regiones con mayor número de asesinatos de personas trans

Existen muchas historias de violencia.

Además, Casa Frida ha ayudado en la vida de Jhonny, quien huyó de Nicaragua después de ser agredido sexualmente por su propio hermano. Jhonny lleva consigo una moneda y un anillo, las únicas dos cosas con las que se fue de su país con el arcoíris como símbolo de fortaleza.

Son mis amuletos, me protegen. La moneda tiene un arcoíris, que es lo que me da fuerzas para continuar. El anillo me lo regaló mi sobrina”

En su casa le agredían por sus preferencias sexuales

Quetzali, una joven de Jalisco, destaca la importancia de Casa Frida en su vida, ofreciéndole apoyo psicológico y ayuda en la búsqueda de empleo, permitiéndole encontrar un lugar donde expresarse libremente.

A Quetzali la corrió su papá luego de que la viera maquillada

En el año 2018, Óscar asistió a una fiesta de cumpleaños a tan solo seis cuadras de su hogar conoció a un chico y en el momento en que compartían un beso les dispararon.

Óscar resultó gravemente herido, sufriendo daños en el corazón, los brazos, los pulmones, el hígado y la pelvis. “En el hospital, los médicos pensaron que no sobreviviría“. 

Estas son las cicatrices de las balas y la ciruguía a la que se tuvo que enfrentar Oscar

El proyecto de Casa Frida, respaldado por financiación y donaciones de embajadas extranjeras, empresas privadas y ONG, se erige como un ejemplo inspirador de solidaridad y apoyo a la diversidad en medio de un contexto regional que sigue siendo desafiante para la comunidad LGTBIQ+.