¡No comas esto en verano!

Por Lorena Sedano

Algunos alimentos se vuelven potencialmente peligrosos en verano y por pequeños e inofensivos que se vean, pueden provocar graves problemas de salud. Es por ello que te decimos: ¡No! A los siguientes alimentos.

Mayonesa casera

La mayonesa es una de las salsas más populares. En verano suele ser muy usada para platos frescos como las ensaladas de pasta, de legumbres e incluso las verduras frías. Pero debes tener cuidado pues aunque cuenta con una calidad superior a la industrial, está elaborada a partir de huevo crudo y puede generar complicaciones. Si no se conserva de manera adecuada, puede crecer la Salmonella en su interior derivando problemas de tipo gastrointestinal.


Carne picada/molida

Toda la carne es, en particular, un alimento más propenso a contener bacterias por lo que se convierte en un riesgo mayor de toxiinfección alimentaria. Pero cuando ésta es molida, la superficie expuesta es mayor y aumenta el riesgo.

Las bacterias que más preocupan son el E. coli, la Salmonela o la Listeria. Además, durante la molienda, las posibles bacterias se mezclan y reparten en la totalidad de la carne.


La leche y yogurt

Estos son uno de los mayores peligros en verano si los tienes expuestos al calor. Necesitan guardarse en el refrigerador y solo sacarlos de él en el momento en que los vayas a consumir.

Ten en cuenta que la leche y sus derivados, como el queso y el requesón, deben exponerse muy poco tiempo a temperatura ambiente, pues es sencillo que se contaminen y empiecen a salir en ellos los hongos, el moho y bacterias dañinas para nuestro organismo.

Pescados y mariscos

Recuerda que los mariscos deben tener siempre ese olor a mar tan característico, y si te huelen raro o amoniaco, ni se te ocurra tomarlos. Piensa que los mariscos en mal estado pueden provocar vómitos, diarreas e incluso un choque anafiláctico. Con los pescados pasa algo similar, también muy sensibles a los cambios de temperatura, así que también deberás extremar con ellos las precauciones.