COSMOPOLITISMO JURÍDICO

Una visión fuera del campanario
Una visión fuera del campanario

Hace más de 2500 años el filósofo Hipias de Elide, quien era un hombre erudito, con un conocimiento universal del mundo hasta ese momento conocido y gran orador [1], empezó a hablar sobre el tema de tratar de ver a los hombres desiguales como iguales, observó distinciones que no eran convenientes entre los que tenían la calidad de esclavo y libre, dijo que estás más obedecen a las leyes y artificios de los gobiernos.  Hipias de Èlie creía que no existía una diferencia espiritual (ontológica) del hombre por su naturaleza misma por lo que creía que había una igualdad y que todos podían tener los mismos derechos, también profesaba la idea de que no había necesidad de las fronteras.

[1] Diálogos de Platón.

Con fundamento en estas ideas y otras más que han surgido en el mundo, principalmente en la era helenística y con filósofos como los estoicos, es que se fue formando la corriente filosófica del cosmopolitismo el cual es una corriente filosófica que defiende la idea de que todos los seres humanos son ciudadanos de un solo mundo (cosmos) y, por lo tanto, comparten una comunidad global. Está idea tiene cómo pilar la unidad de la humanidad y aboga por la consideración de los intereses y derechos de las personas a nivel mundial, más allá de las fronteras nacionales o culturales.

Con este contexto nace el cosmopolitismo jurídico el cual propone abordar las cuestiones legales y éticas desde una óptica global, enfatizando la idea de que los principios jurídicos y éticos deben aplicarse más allá de las fronteras nacionales, basado en ideales cómo la igualdad y los derechos humanos.

El cosmopolitismo jurídico  se presenta como una idea de reconocer al derecho local y al derecho internacional, a partir de estos órdenes jurídicos construye el derecho cosmopolita partiendo de las bases doctrinales de Emmanuel Kant que observa en la dignidad humana la base que le de coherencia y unidad al sistema jurídico cosmopolita[2].

[2] El doctrinario Gerardo Pisarello trata el tema en su artículo  “LA JUSTICIA MÁS ALLA DE LAS FRONTERAS.  Fundamentos y límites del cosmopolitismo. El cosmopolitismo: ¿Ética o justicia?”

Está idea es buena de inicio, pero creo que el primer gran reto es el tema de la renuncia a las soberanías y la construcción, legitimidad y control de los poderes supranacionales mundiales además la visión natural del cosmopolitismo desde una referencia del occidente, contrapuesta con el mundo oriental.

La gran polémica es que por un lado el hombre pertenece al cosmo, es decir a la existencia misma del universo y por otro lado el hombre nace en una ciudad específica con leyes y gobierno con peculiaridades, costumbres, historia y cultura propia.

Casi siempre no son los mismos intereses del hombre (en su individualidad) a los intereses del gobierno o gobernante que tiene, sea el país o continente del que hablemos.

Un fenómeno social que de inmediato se presenta son las crisis migratorias en el mundo, sin ir más lejos los funcionarios estadounidenses procesaron a unas 300,000 personas en la frontera de Estados Unidos con México en diciembre de 2023, lo que sería la cifra más alta jamás registrada. El informe oficial de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) reveló que durante el 2023 en México subieron las peticiones de asilo en un 18.2 %, llegando a un récord de 140 mil 982; en Hidalgo hasta noviembre de 2023 se documentó a 807 personas extranjeras a las que se le proporcionó una tarjeta de visitante por razones humanitarias, cifra que reflejan un gran reto por resolver.

El derecho positivo, en su concepción más amplia (las leyes vigentes), cómo creación humana es un instrumento que buscará dar soluciones a los problemas de las sociedades, por eso el cosmopolitismo jurídico siempre será una opción viable, pero no busquemos que el derecho solucione todo, ya que la mayoría de veces depende más de factores diversos cómo la cultura, educación, y en este caso de la moral, ética y acciones de los habitantes del mundo.

Maestro en Derecho por la Escuela Libre de Derecho en donde también realizó la especialidad en Derecho Penal. Estudió la Maestría en Derecho Parlamentario por la UAEM y un diplomado en Juicios Orales. Fue Director General de Asesoría del Poder Legislativo y Coordinador de Asesores del Gobierno de Hidalgo. Es Magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa y Doctorante por la Universidad Panamericana. Miembro del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados . Coautor del Libro “TODO COMPLIANCE” de la prestigiosa casa editorial Bosch - Wolters Kluwer, 2021 y coautor del libro “ Derecho Procesal Administrativo Mexicano, editorial “ tirant lo blanch.

[1] Diálogos de Platón.

[2] El doctrinario Gerardo Pisarello trata el tema en su artículo  “LA JUSTICIA MÁS ALLA DE LAS FRONTERAS.  Fundamentos y límites del cosmopolitismo. El cosmopolitismo: ¿Ética o justicia?”