Cuidar de tu salud en otoño

Con la llegada del otoño hay que tomar medidas para mantener un ritmo de vida lo más saludable posible.
Con la llegada del otoño hay que tomar medidas para mantener un ritmo de vida lo más saludable posible.

Con la llegada del otoño hay que tomar medidas para mantener un ritmo de vida lo más saludable posible. Toma buena nota de estos consejos que van a cuidar de ti en la nueva estación.

Lejos quedan ya el verano y las vacaciones, los días comienzan a ser más cortos, las temperaturas más bajas e incluso pueden aparecer los primeros resfriados de la temporada. El otoño es una estación de renovación y cambio que puede causar algunos trastornos de salud si no tomas las debidas precauciones. Ten en cuenta estos tips para que el otoño no te pase factura.

5 TIP´S

1- Cuidado con los cambios de temperatura, pues suelen traducirse en resfriados, no hace frío pero tampoco hace ya calor aunque a primera hora del día y última de la tarde refresca y es necesario cubrirse un poco más. Los pañuelos para proteger la garganta, chaquetas de entre tiempo y un jersey fino suelen ser los mejores amigos en estas fechas que no sabes cuándo vas a necesitar estar un poco más abrigada. Lo mejor en esta época es el ”método cebolla’ o vestir a capas para poder quitarte y ponerte las prendas según la temperatura que sientas.

2- Consume Vitamina C. Es el momento de preparar a tu cuerpo para la llegada del frío y la vitamina C es una de las mejores aliadas para reforzar el sistema inmunológico. Aumenta el consumo de alimentos ricos en esta vitamina como el kiwi, el brócoli, las mandarinas, acerolas… así estarás protegiendo a tu cuerpo de posibles resfriados inoportunos.

Estos tip´s te permitirán vivir al máximo el verano

3- Cuida tu alimentación. Las frutas y verduras de temporada son perfectas para preparar a tu cuerpo en otoño. Las setas, calabazas, calabacines, granadas, mango, peras, espárragos… son alimentos con un gran valor nutricional que van a reforzar tus defensas y depurar tu cuerpo de las toxinas.

4- Mantén un buen estado de ánimo. Un buen descanso y baños de sol son fundamentales para mantener un buen estado anímico. Aunque tengamos ahora menos horas de sol sigue siendo la principal fuente natural para sintetizar la tan preciada vitamina D. Aprovecha que los días aún no son muy desapacibles para pasear o sentarte un rato bajo el sol, reforzarás tu sistema inmunológico y aumentarán tus niveles de bienestar.

5- Otra de las claves para mantener un buen estado de ánimo y minimizar el estrés es realizar ejercicio físico de forma habitual. Además de tonificar tu cuerpo, quemar calorías y activar la circulación, el ejercicio moderado te va a ayudar a dormir mejor, aumentar tu bienestar físico y mental, tu agilidad y tu elasticidad.