Día de Muertos: historia y significado

Descubre la fascinante historia detrás de los coloridos altares, las flores de cempasúchil y el delicioso pan de muerto que honran a los antepasados
Descubre la fascinante historia detrás de los coloridos altares, las flores de cempasúchil y el delicioso pan de muerto que honran a los antepasados

Por: Abril Delgado 

El Día de Muertos en México es más que una festividad, es un homenaje a la vida y una expresión cultural arraigada en las profundidades de la historia prehispánica.

En una mezcla única de tradiciones indígenas y católicas, los mexicanos honran a sus antepasados con coloridos altares, flores de cempasúchil, pan de muerto y una amplia gama de comidas y bebidas favoritas de quienes han partido.

Según el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (Inpi) de México, las ofrendas de ceras, velas y veladoras introducidas por los europeos se fusionaron con el sahumerio de copal y las coloridas flores de cempasúchil añadidas por los indígenas, creando una simbiosis única de expresiones culturales

La gran cultura mexicana

El historiador Héctor Zarauz, autor de “La fiesta de la Muerte”, destaca que elementos como las cruces, bebidas destiladas y el pan de muerto se incorporaron posteriormente a la celebración, reflejando la evolución y adaptación de esta festividad a lo largo de los siglos.

Altares en cementerios para honrar a nuestros muertos

A medida que evoluciona con el paso del tiempo, el Día de Muertos ha adquirido nuevas manifestaciones, incluyendo el desfile de catrinas en la Ciudad de México, que ha alcanzado renombre mundial después de su presentación en la película “Spectre” de la saga James Bond.

Esta tradición arraigada ha sido reconocida internacionalmente, con la Unesco declarándola Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2003.

El Día de Muertos sigue siendo una celebración viva y vibrante que une a las generaciones presentes con el legado de sus ancestros en una danza entre la vida y la muerte.