Generación de cristal: La realidad generacional

Estos jóvenes nacieron después del año 2000, por lo que están entre los 11 y los 20 años y fueron criados por la generación X.
Estos jóvenes nacieron después del año 2000, por lo que están entre los 11 y los 20 años y fueron criados por la generación X.

Por Nath Altloz

Este término se utiliza para referirse a la nueva generación que cuestiona el funcionamiento de la sociedad y los problemas, que todo lo que tienen normalizado en la sociedad es en realidad un problema.

Algunas personas dicen que se trata de la “Generación Glass o Cristal” porque “no pueden soportar nada”, pero tal vez la verdadera pregunta aquí es: ¿Tiene que soportar todo o la sociedad no acepta su rechazo hacia las faltas de respeto?

Durante mucho tiempo se ha vivido dentro de una burbuja que tiene la creencia de que esto oprime a las minorías, pero ahora sabemos que nada de esto necesita normalizarse, por lo que se está empezando a cambiar y preguntar si realmente las demás generaciones están haciendo lo correcto.

Es una generación que rechaza los discursos de odio y defiende la justicia, no es una generación de cristal, sino una generación que puede elevarse por encima de lo que se dice bueno y malo, respeta la dignidad humana y acepta cosas completamente normales que los conservadores siempre han rechazado.

Las generaciones han aprendido a no quejarse cuando son atacados, y desde el momento en que la generación se dio cuenta de que la jerarquía en la que vivimos dentro de la sociedad tiene una cúspide de la pirámide que nos obliga a caer en la falta de respeto.

Las generaciones mayores han mantenido a la “generación de cristal”, bajo una opresión constante de pensamientos y acciones durante mucho tiempo, y lo ha hecho durante tanto tiempo que ahora es fácil creer que la fuerza para resistirla es una forma de debilidad.

Hemos observado que aquellas que se presentaron antes de la de cristal tienen una tendencia natural a protestar cuando ocurre un cambio. Ahora una nueva generación quiere cambiar este sistema que oprime a las minorías y viola los derechos humanos.

Las personas que se benefician de la opresión están reaccionando en forma de protesta porque normalizan tanto el poder de ataque que lo ven como un gesto de negativa a hacerlo.

Consideran a la nuevas generaciones débiles, pero la realidad es que dejaron de normalizar el hecho de sentirse agredidos porque el mundo está cambiando y ya no pueden propagar discursos de odio y violencia con impunidad.

La nueva generación está aceptando estas diferencias y preguntándose para quién son las normas sociales y qué se debe hacer para trasladarlas a personas reales, no solo a personas idealizadas.

Entonces, ¿quién está realmente hecho de vidrio?