Guía de vestidos para invitadas a boda

 

Estamos de lleno en la temporada de bodas y ya es hora que empieces a buscar el vestido de invitada de boda perfecto si aún no lo has hecho. Por supuesto, no hace falta decir que hay infinitos de ellos.

Traje de dos piezas, una pieza, con brecha, y a quien no le apetece llevar un vestido clásico, pero no hay duda al respecto, los vestidos son una de las opciones más populares para estas personas.

¿Dónde empezar? El primero es el código. Vestuario, ubicación y presupuesto. En cuanto al código de vestimenta, ¿Es formal o informal? ¿Tienes un tema? La mayoría de las bodas siguen códigos de vestimenta más amplios como “vestirse para cócteles”, lo que deja mucho espacio a la creatividad.

Si el lugar de la boda es el siguiente punto a tener en cuenta encuentra el vestido de invitada de boda perfecto porque necesariamente afecta la longitud y el estilo del vestido, y por el monto del seguro requerido.

Un ejemplo es una boda en un clima tropical, para esto queda perfecto con un vestido ligero y vaporoso en tonos vibrantes, que resalta al sol. O, en el otro extremo del espectro, puede estar en condiciones heladas donde se necesitará tejido más pesado para evitar los momentos de Marilyn a toda prisa.

  • Estilo de temporada:

No importa si vas a una boda en pleno invierno o por la noche, tendrás un vestido de invitada de novia en un caluroso fin de semana de verano incluso. Los vestidos de manga larga son ideales para las bodas de invierno frío, al igual que los elegantes tonos festivos, por ejemplo, burdeos, verde bosque y azul medianoche. Mientras tanto, las bodas de primavera son una opción divertida para lucir ya sean flores, animales o puntos. Puesto que estar sin abrigo ofrece una boda de verano increíbles opciones para probar siluetas más inusuales: piense en los llamativos vestidos midi de un solo hombro de o esculturales mangas largas plisadas. El otoño estará bien, pero cuando el clima comienza a cambiar, es un poco romántico optar por un largo elegante hasta los tobillos.

  • Ubicación:

No queremos ser demasiado estrictos sobre qué ponerse. Diferentes lugares, pero una boda en la playa es una de esas situaciones. Puesto que el vestido es más difícil de entender, esto, por supuesto, variará de persona a persona. No importa en qué parte del mundo te encuentres, es una pequeña ciudad con un espectáculo. La costa del Caribe o el soleado sur de Francia.

  • Presupuesto:

Si tienes un presupuesto limitado, no te preocupes porque hay muchas opciones. Alquilar uno es una opción muy acertada, sobre todo si quieres probar una nueva marca o un estilo más “extrovertido” que probablemente ya no usarás.

  • Códigos de vestimenta:

Los códigos de vestimenta para bodas se han relajado durante la última década, pero la mayoría de las parejas prefieren a sus invitados algún tipo de orientación, ya sea sobre la paleta o el tema.

El negro se ha convertido inusualmente en un color muy popular entre los invitados a la boda esta temporada, y puede llamar la atención.

Los pasteles por otro lado, son una opción más tradicional, pero cuando se presentan en telas esculturales y siluetas minimalistas, crean un aspecto más elegante.

El mundo de los vestidos de invitada de boda es realmente infinito.