Los jóvenes y el impacto de las redes sociales en su salud mental.

La comunicación a través de las redes puede traer también consecuencias negativas en la salud mental principalmente de los jóvenes.
La comunicación a través de las redes puede traer también consecuencias negativas en la salud mental principalmente de los jóvenes.

La conexión virtual entre las personas trae consigo beneficios importantes, como el permitir la interacción constante, obtener información prácticamente de manera inmediata y estar enterado de lo que les sucede a las personas a nuestro alrededor. Pero, la comunicación a través de las redes puede traer también consecuencias negativas en la salud mental principalmente de los jóvenes.

Según un informe de la Asociación de Internet.mx, el 96% de los jóvenes mexicanos de 12 a 17 años utiliza redes sociales. Aunque las redes sociales brindan oportunidades emocionantes, también presentan desafíos y riesgos. Algunos de los desafíos incluyen la privacidad en línea, el acoso cibernético y la exposición a contenido inapropiado.

Pornografía o Contenido Inapropiado.

Cuando las personas suben información a sus redes sociales, la intención principal de hacerlo es comunicar algo (ya sea prosperidad, plenitud, felicidad, compromiso entre otras). Aunque el acto de comunicar ha cambiado de lo verbal y en persona a lo gráfico y a distancia, la intención sigue siendo la misma, transmitir información y obtener información.

Si la comunicación no fluye, entonces se experimenta angustia, ansiedad, tristeza, sensación de aislamiento y rechazo entre otros sentimientos que van diezmando lentamente la salud mental de aquel que comunica.

Ansiedad, tristeza, sensación de asilamiento y rechazo.

Dentro de las redes sociales más utilizadas en México incluyen Facebook, Instagram, Whatsapp y Twitter. De acuerdo con la socia fundadora de la empresa mexicana, Lexium (plataforma de educación), Laura Elizondo Williams, los jóvenes que no reciben el “like” o los comentarios que espera, cuando el tiempo de respuesta es muy largo, cuando el mensaje que emitió no es bien recibido, los sentimientos negativos afloran y, si esta situación es frecuente, puede causar una importante disminución de su autoimagen y, por consecuencia, depresión.

Por otra parte, además de interactuar en redes sociales en donde se arriesga a no ser retroalimentado como lo espera, el joven puede arriesgar también su salud mental si el contenido que desea ver en redes tiende a ser pesimista, violento, negativo o poco enriquecedor.  La exposición constante a este tipo de contenido también trae repercusiones para el bienestar emocional de la persona.