¿Naciste en agosto? Te decimos tu personalidad

Los nacidos en agosto son muy interesantes y diferentes. Generalmente están gobernados por el Sol y la Luna.
Los nacidos en agosto son muy interesantes y diferentes. Generalmente están gobernados por el Sol y la Luna.

Por Lorena Sedano

Optimistas, alegres e inteligentes, así están caracterizadas las personas que nacen o nacieron en el mes de agosto, pero también son tercos, según expertos en psicología y desarrollo humano.

Aunque la personalidad y carácter dependen exclusivamente de nuestra educación y del entorno en que vivimos, investigadores han encontrado patrones similares en personas que han nacido en el mismo mes, por ello te contamos lo bueno y lo no tan bueno de quienes cumplen años en el octavo mes del año.

No se sabe exactamente cuáles son los factores exactos que influyen en este parecido entre niños que nacen en un mismo mes (hay un sinfín de estudios que acreditan casi cualquier teoría). A lo mejor la cantidad de sol, la posición de las estrellas, de la Luna o cualquier otro elemento físico o astral.

Pero se dice que los nacidos en agosto son muy interesantes y diferentes. Generalmente están gobernados por el Sol y la Luna, haciéndoles muy especiales. Tienen rasgos y características únicas, siendo muy enérgicos e inteligentes. Suelen ser personitas muy motivadas aceptando las sorpresas de la vida. Si tú cumples años en este mes tal vez e identifiques con lo que leerás a continuación:

1. Carácter más optimista

Algunos teóricos y académicos apuntan que esto se debe a que los nacidos en este mes desarrollan mayor interacción que se produce entre padres e hijos como salir más a pasear, ir de vacaciones, bañarse juntos en el mar, hacer excursiones, etc.

2. Espíritu emprendedor

Suelen tener más éxito profesional en su vida porque tienen una actitud más aventurera que lo nacidos en invierno. El buen tiempo estimula sus sentidos y su interés por descubrir el mundo desde sus primeros meses.

3. Les gusta su espacio

Son personas que prefieren tener algún tiempo reservado para ellos mismos. No se abren tan fácilmente y, si lo hacen, es solo para aquellos con quienes tienen mucha confianza. Y es que les encanta tomar decisiones en completo aislamiento para que sean capaces de averiguar todo de una manera directa y autónoma.

4. Son tercos

Debido al que tienen un alto grado de intuición, la mayoría de las veces tienen razón, además no pueden dejarte ir sin decirte la última palabra, son demasiado tercos para eso. Si alguna vez entablas alguna discusión con ellos, ni siquiera te molestes en intentar ganar, simplemente olvídalo. ‘Te lo dije’, es uno de sus fuertes.

5. Improvisados

Sus cambios de humor son continuos y por ello es muy difícil entenderlos. Sus repentinos estallidos de sentimientos pueden surgir en cualquier momento y, la mayoría de las veces, resultan tanto inesperados como inaceptables. Así que tendrás que ponerles atención para escuchar lo que quiere transmitir, porque eso les da seguridad y paz.