Noche de joyas y experiencia gastronímica en Puebla

Delicias poblanas se unen a la elegancia de la pasarela Trimori en el Hotel Royalty.
Delicias poblanas se unen a la elegancia de la pasarela Trimori en el Hotel Royalty.

Por: Abril Delgado

En una velada deslumbrante, el Hotel Royalty en Puebla celebró su centenario con una noche de joyas y exquisiteces, fusionando el arte de la alta bisutería y la gastronomía poblana. 

El escenario perfecto fue la pasarela Trimori, dirigida por la talentosa diseñadora Ángeles Loaiza, quien lideró la exhibición de impresionantes anillos, pulseras, brazaletes, pendientes y otras fascinantes piezas elaboradas en plata 0.925 y enriquecidas con cuarzo, cristal checo y aplicaciones diversas.

El evento contó con la presencia de distinguidos invitados, entre ellos Alejandro Cañedo Priesca, secretario de Cultura y Economía del estado, y el reconocido artista plástico Rosendo P. Pinacho, cuyas obras adornan las paredes del hotel.

Grandes piezas de Trimoni

La atmósfera se impregnó de lujo y exclusividad, no solo por la exquisitez de las joyas presentadas, sino también por el entorno histórico del Royalty, que ha servido a la comunidad poblana durante un siglo.

Magali García y Alfonso Guillen quienes disfrutaron de este bonito evento.

La generosidad de Trimori no conoció límites, ya que cada adquisición de sus piezas otorgaba a los afortunados compradores tres boletos para participar en una emocionante rifa.

Los premios incluían joyas adicionales de la marca, así como experiencias únicas, como estancias y cenas en el propio Hotel Royalty.

En un gesto que destacó la riqueza culinaria de Puebla, los asistentes fueron deleitados con auténticas delicias locales, desde cemitas hasta chalupas y picaditas.

La experiencia se elevó aún más con la opción de maridar estas delicias con mezcal poblano y mezcalinas, resaltando la fusión entre la alta joyería y la gastronomía tradicional de la región.