¿Por qué el 2 de octubre no se debe olvidar?

En memoria de quienes perdieron la vida y en honor a quienes siguen luchando por un México mejor.
En memoria de quienes perdieron la vida y en honor a quienes siguen luchando por un México mejor.

Por: Abril Delgado

El 2 de octubre de 1968 dejó una huella indeleble en la historia de México. A más de 50 años de esta fecha trascendental, recordamos el movimiento estudiantil que marcó un antes y un después en nuestro país.

El 2 de octubre de 1968 marca un hito en la historia de México que nunca debe ser olvidado. En este día, miles de estudiantes se congregaron en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, Ciudad de México, para protestar por la falta de democracia y libertad de expresión en el país.

El gobierno respondió con violencia, y lo que comenzó como una manifestación pacífica se convirtió en una masacre que dejó un número aún desconocido de muertos y heridos. Esta tragedia sacudió a México y al mundo, llevando a la condena internacional de los abusos contra los derechos humanos.

Estudiantes siendo amedretados en la Plaza de las Tres Culturas

Este episodio es un recordatorio de la importancia de la libertad de expresión, la justicia y la rendición de cuentas en una sociedad democrática.

En la actualidad, seguimos trabajando para construir un México donde los derechos humanos sean respetados y donde la voz del pueblo tenga un papel fundamental en la toma de decisiones. Aprendamos de nuestra historia y continuemos esforzándonos por un futuro más brillante.

El 02 de octubre de 1968 es una herida abierta en la historia de México, pero también es un recordatorio de la fuerza y la determinación del pueblo mexicano en la búsqueda de un país más libre y democrático. Sigamos recordando y honrando a las víctimas de este trágico suceso para que nunca se repita.