¿Por qué siempre recordamos lo malo?

La respuesta se basa en que estas experiencias negativas están fuertemente asociadas a emociones y guarda recuerdos en función de su utilidad.
La respuesta se basa en que estas experiencias negativas están fuertemente asociadas a emociones y guarda recuerdos en función de su utilidad.

Por Lorena Sedano

Científicos se han dado a la tarea de analizar si la eliminación para olvidar los momentos malos es posible, pues todos en un momento deseamos olvidar un mal momento de nuestras vidas, pero ¿por qué esa facilidad para recordar lo malo? La respuesta se basa en que estas experiencias negativas están fuertemente asociadas a emociones. Nuestro cerebro clasifica y guarda recuerdos en función de su utilidad y todo ello se complica cuando la experiencia es realmente traumática. En este caso, nuestro órgano pensante tiende a esconder esas vivencias, pero las guarda sin procesar. El problema llega cuando, por la razón que sea, los malos recuerdos vuelven a aparecer. Entonces el daño puede ser muy grande al tratarse de experiencias que se han archivado sin procesarse. Estudios de los expertos en neurociencia consideran que a la luz y sonido para eliminar experiencias traumáticas. Por ejemplo, la luz, algo tan común y que nos afecta a todos, actúa como moduladora de las funciones cerebrales, el mantenimiento de la memoria incluido. En cuanto a los sonidos, los han considerado como otra pieza importante, especialmente cuando dormimos pues el sueño es fundamental para el procesamiento de la memoria. Durante el día nuestro cerebro instala aplicaciones (recuerdos) y durante la noche las actualiza. De esta manera, la memoria recién adquirida se iría transformando en memoria a largo plazo durante el descanso nocturno. Siguiendo este razonamiento también podríamos hacer lo contrario: usar estímulos, en este caso auditivos, para desinstalar las vivencias negativas, tal y como aseguran investigadores de la Universidad de York (Inglaterra) en un estudio reciente, que a pesar de estar en fase de experimental, son de gran utilidad para desarrollar futuras terapias que permitan debilitar los recuerdos traumáticos a base de estímulos auditivos mientras dormimos.